Explorando en bici el norte de la provincia de Valencia.

L’Horta Nord y el Camp de Morvedre son las comarcas valencianas más accesibles desde la capital.

Están enmarcadas entre el mar y los macizos de la Calderona y el Espadán. Las aguas de los ríos Turia y el Palancia riegan sus fértiles campos de naranjos y huerta.

Cuentan con una costa relativamente virgen debido a que sus zonas pobladas están separadas del mar por un pre litoral pantanoso conocido como la «Marxal».


Selecciona tu ruta

Sorprende la gran variedad de ecosistemas vamos a visitar con esta bici-ruta: El cauce seco del Palancia, la costa y la Marjal de Almenara. Eso antes de dirigirnos hacia el interior entre naranjos, pinadas y pueblos de montaña. Regresamos desde Algar de Palancia por un precioso tramo de la V.V. Ojos negros hasta Torres Torres y, siguiendo el cauce del Palancia, hasta Sagunto.
Desde Sagunto, una visita corta a la playa de la Almardá y la Marjal nos sirve de preámbulo para ir a descubrir lo más bonito de la subcomarca de les Valls y algunos de sus pueblos más interesantes. Regresaremos por Albalat dels Tarongers y Puçol a buscar el metro más cercano.
Esta bici-ruta sale de Sagunto hacia el interior de su comarca. Pasa por Alfara de la Baronía y Algimia antes de volver usando el nuevo tramo de la V.V. de Ojos Negros entre Algimia y Gilet. Cruzamos por el Coll de la Calderona para volver a Valencia.
Un paseo en bicicleta por la huerta de Valencia que nos lleva a Santo Espíritu y Sagunto. La vuelta la hacemos por Puçol y la costa hasta playa de Puebla de Farnals. Bici-ruta circular que pasa por Valencia – Ciutat vella para que cada cual la inicie y la termine donde mejor le convenga.
La costa sur de Castellón es la gran desconocida de los valencianos. Abundan urbanizaciones con solera, de casas bajitas y edificios de poca altura, antiguos, con sabor «vintage», y son muchos los tramos sin urbanizar.

Recorridos en bici muy llevaderos

Bici-rutas al alcance de una gran variedad de aficionados que quieran conocer los rincones más representativos de la zona, sus sorprendentes paisajes y los pueblos más característicos. En esta sección se ofrecen itinerarios lineales, circulares o semicirculares pensados para peinar las comarcas de forma exhaustiva.

La frecuencia de servicio, tanto de la línea de metro que termina en Rafelbunyol como la de cercanías que pasa por Sagunto, nos permite recorrer y explorar estas tierras sin limitaciones horarias. También facilitan la posibilidad de acortar o alargar las rutas utilizando estratégicamente las infraestructuras de transporte.

Los caminos de la huerta y los campos.

Las rutas propuestas se adentran en los fértiles campos regados por las aguas de los ríos Turia y Palancia, camino de la sierra o del mar.

El cultivo predominante en estas zonas son la huerta de temporada y los naranjos en sus diferentes variedades. La tierra rojiza de los huertos y el colorido de sus frutos en plena maduración componen toda una sinfonía visual de gran belleza.

En invierno se hace casi irresistible no parar de cuando en cuando para probar el punto de dulzor y acidez de mandarinas y naranjas. En primavera, el aroma del azahar nos transporta al paraíso.

Las comarcas que visitamos en estos recorridos no se conforman con ser ricas y productivas. Amplios territorios son ocupados por humedales ricos en fauna y flora autóctona. También visitaremos sus playas que permanecen relativamente vírgenes y libres de turismo masivo o desproporcionado.

Descubriendo en bici los territorios de Aníbal, el rey de los Hunos.

Sagunto es la capital de la comarca Camp de Morvedre. Fue predilecta del Antiguo Imperio Romano y cuenta con más de 2500 años de historia documentada. Conserva numerosas ruinas de la época, incluido su famoso teatro romano construido en el 214 a. C.

Está protegida en una de las últimas estribaciones del macizo de la Calderona y dominada por un castillo árabe medieval, con un recinto amurallado de más de un kilómetro de largo.

La ciudad y su castillo, por su ubicación, siempre fueron un enclave estratégico para dominar las rutas de acceso por tierra a la capital del Turia desde el norte.

Los romanos ya disfrutaban del privilegiado enclave cuando un famoso general cartaginés, Aníbal, desafió al imperio. En el 219 a C, tras ocho meses de sitio y asedio, Saguntum capituló. Este acontecimiento dio origen a la segunda guerra Púnica entre Roma y Cartago.