Oliva circular por Vall de la Gallinera, Lorcha y VV del Serpis

publicado en: eBTT | 0

Uniendo en eBike dos valles paralelos

Partiendo de Oliva, vamos a buscar la Vall de la Gallinera a la que accedemos desde Forna, un coqueto pueblo de montaña. Antes de volver por la conocida vía verde del Serpis tenemos que superar una dura subida para salvar cadena montañosa que separa los dos valles.

Nota.- Llevar luces para pasar los túneles de la VV del Serpis.

Descripción de la ruta y enlace de descarga

¿Cómo descargar la ruta en el navegador? 

Punto de inicio / final con enlace directo para el navegador de Google Maps:

Oliva – 38.922634, -0.116430

eMTB por la vall de la Gallinera y el Serpis

A la Vall de la Gallinera se accede por Pego y se sigue por L’Adzubia hacia el interior de la provincia de Alicante. Sin embargo, y como ocurre en todos estos valles, la carretera es el único itinerario posible para recorrerlos. Para evitar el tráfico que se concentra cerca de la costa, vamos a acceder por Forna, un pequeño pueblo de montaña, muy coqueto, que es reconocible por su bien conservado castillo medieval.

Llegamos a Forna siguiendo caminos vecinales y descendiendo un tramo de senda ciclable. Desde aquí, enlazamos con la sinuosa carretera que recorre La Vall. En condiciones normales no debe tener más que un poco de tráfico local pero quizás el fin de semana esté más concurrido. En todo caso no hay más remedio si queremos conocer en bici este precioso valle.

Llegando a Benirrama ya vemos la zigzagueante subida que nos espera para salvar la ladera del valle. Es un camino cementado con desniveles cercanos al 20%, casi imposibles de superar sin usar toda la ayuda de nuestra eBike. Una vez arriba disfrutamos de vistas maravillosas. Seguimos cresteando por pistas hasta que accedemos a la carretera y bajamos a l’Orxa (Lorcha)

Lo siguiente es bajar plácidamente por la VV del Serpís hasta Villalonga, Font d’en Carròs y finalmente a Oliva.

La VV está cortada en un punto antes de Villalonga porque hay puentes no reconstruidos. El itinerario normal propone subir hasta una cantera para bajar luego a Villalonga. Yo he trazado por una senda alternativa en la que haremos algunos metros andando, cruzaremos el río por un acueducto no pensado para personas y enlazaremos cerca de Villalonga. Esto nos evitará unos cien metros de desnivel y le da un punto de aventura a la ruta.

Detalles del trazado.

La vall de la Gallinera

No sé si a todos este nombre os resulta familiar. Yo conocía el nombre, y alguna vez la habré recorrido, pero no recordaba lo impresionante que es. A los ciclistas de montaña no nos seduce demasiado circular por la carretera que recorre el valle, único camino posible, y que termina en las inmediaciones de Alcoi. Es ahora, con bici eléctrica, que me permito echar un vistazo y salir pendiente arriba.

En este caso, y gracias a la ayuda eléctrica, he podido componer una ruta circular que obliga a superar la cadena montañosa que separa este valle del que discurre paralelo.

Empezamos en Oliva y vamos hacia Forna por caminos locales. Forna es pequeño pueblo, precioso y recoleto, coronado por un castillo medieval.

Castillo de Forna

La carretera principal que enlaza Forna con Oliva, aunque estrecha, tiene un desquiciante tráfico de camiones que van a una gigantesca cantera de áridos que se está comiendo la montaña. Es por eso que damos un pequeño rodeo. Una vez pasada la entrada a la cantera, accedemos a la carretera hasta acceder Forna. Haremos un corto tramo de senda ciclable y en bajada.

Desde Forna ya accedemos a la Vall de la Gallinera por carretera. Son carreteras anchas pero con poco tráfico.

La serpenteante carretera que recorre el valle de la Gallinera nos muestra un ecosistema típico de la zona, que alterna almendros, olivos y pinos con escarpadas paredes de piedra. El paisaje es bellísimo y justifica el gran renombre que tiene la zona.

La vall de la Gallinera

Despues de unos pocos kilómetros recorriendo el valle nos toca afrontar la subida de su alta ladera izquierda por una carretera que da pánico verla.

Subida para salir del valle de la Gallinera.
Detalle de la subida y paisaje de fondo.

Una vez arriba, seguimos por una pista ancha que recorre la cresta del monte que separa los dos valles. Accedemos a la carretera y enseguida bajamos a Lorcha (l’Orxa), pueblo al que llegamos más o menos a mitad de ruta.

L’Orxa y la VV del Serpis

Aprovechamos para dar un paseo por la localidad de Lorcha y tomar algo antes de emprender el regreso.

La vuelta va a ser plácida, utilizando la antigua plataforma del tren que sigue el curso del río Serpis. La Vía verde suele estar bastante concurrida los fines de semana por lo que conviene ir con cuidado.

El trazado es por pista de tierra en bajada suave y constante que mantiene el desnivel gracias a varios túneles sin iluminar, por lo que hay que llevar luces.

El río Serpis

El caudal del río depende del desembalse del pantano de Beniarrés. Los caprichosos saltos y requiebros del curso del agua conforma estampas de riera de alta montaña.

La vía verde no está habilitada hasta Villalonga. De hecho nos salimos del itinerario oficial para continuar acompañando el río por un tramo de senda. Luego, el track nos lleva por un sendero más complicado que baja para cruzar el Serpis por un puente que no ha sido construido para el tránsito humano. Sirve para que lo crucen dos enormes tuberías y tenemos que hacer algún que otro malabarismo para acarrear nuestras bicis. Son pocos metros y el desnivel que nos evitamos es importante.

Seguimos el curso del río hasta Villalonga y por caminos pecuarios llegamos a Font d’En Carrós. Por caminos entre campos llegamos hasta las inmediaciones de Oliva, donde el cruce de la autopista AP7 nos obliga a desembocar en una carretera local con algo más de tráfico.

En seguida entramos en la ciudad y nos dirigimos al punto donde iniciamos la ruta para completar este trazado circular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *