De Navajas a Sagunto por Almedijar y Algar de Palancia

publicado en: Periféricas | 2

Las puertas del Alto Palancia y la joya del Espadán.

Entrada de la Sierra, poco antes de Almedijar

A Navajas se puede llegar en tren. Lo primero una visita al pueblo y a su Olmo centenario. Después, directos al río para enlazar un tramo fascinante de sendas y pistas pegados al cauce. Sin darnos cuenta llegaremos al conocido paraje del «Salto de la Novia».

Remontamos hasta las afueras del pueblo para salir del desfiladero, pero volvemos al río a la altura de la fuente de los 50 caños en Segorbe. Cruzaremos las poblaciones de Peñalva y Castellnovo antes de llegar a Almedijar.

Dejamos de Almedijar por otro río, el Almanzor, y vamos a buscar El Alcornocal de la Mosquera. Llegar allí cuesta un poco, unos doscientos metros de desnivel desde Almedijar, con un tramo de pista empinada. De todas formas, es tan bonito el recorrido que se agradece hacerlo con calma.

El premio se multiplica cuando llegas al barranco de la Mosquera. Nos queda una interminable bajada, toda por una pista bien cuidada que discurre por dentro de un bosque de viejos alcornoques. Es la verdadera joya natural del Espadán. Salimos del bosque y seguimos llaneando hasta Azuebar. Aquí se acaba el Espadán pero no el disfrute. Llegamos a Sagunto enlazando caminos y pistas.

Es una ruta mixta, con largos tramos por pistas de tierra. Las pistas están bien pero en algunos casos la pendiente los hace complicados. Por eso la clasificación de difícil, aunque no demasiado. Es una verdadera colección de ecosistemas naturales y rurales, y un recorrido fascinante.

Descripción de la ruta

Longitud: 58,7 Km           Desnivel: 740 m↑ y 1090 m↓

Tipo de Firme: Asfalto y pista.          Dificultad: Difícil

Esta ruta la podéis descargar en vuestro navegador o ver con más detalle desde mi página de Wikiloc.

https://es.wikiloc.com/rutas-mountain-bike/de-navajas-a-sagunto-por-almedijar-algar-y-alfara-de-la-baronia

El tren nos deja en la estación de Navajas, muy cerca del centro del pueblo. Lo primero vamos a hacer una parada para admirar su magnífico Olmo centenario. Es el ganador del concurso «arbol del año en España 2019» Un milagro haberse salvado por el momento de la terrífica plaga de la Grafiosis y lucir así en todo su esplendor. No es mal sitio para tomar un café.

Olmo de Navajas en época pre-navideña.

Nos metemos en faena enseguida. Bajamos directo al río Palancia para recorrerlo por una senda encantada, con un paso por el interior de un agujero en la roca. Tendremos que desmontar y hacerlo andando para no abrirnos la cabeza. Son solo unos metros de empujar la bici, enseguida la senda se vuelve camino. Pasamos por la Fuente del Hierro y desembocamos en el paraje natural del Salto de la Novia.

Cascada del Salto de la Novia

Tenemos que salir del río volviendo para atrás y subiendo de nuevo a Navajas. Hay una senda por el desfiladero pero es poco ciclable, aunque yo si la he hecho. De todas formas, merece la pena volver e ir por arriba. Un tramo de caminos y desembocamos en la carretera entre Navajas y Segorbe. Una rápida bajada por la carretera y volvemos al río a la altura de la fuente de los 50 caños.

El Palancia en el paraje de Fuente de los 50 caños

Enlazamos caminos hasta el pueblo de Penyalba. Un tramo de carretera inevitable y nos desviamos por una pista forestal hasta Castellnovo. Tratamos siempre de evitar carreteras, aunque las carreteras aquí tienen poco tráfico. No es en este caso ese el motivo de andar por caminos hasta Almedijar. Vamos por caminos todo el recorrido, menos un tramo que es inevitable, porque el camino es precioso.

En Almedijar es conveniente hacer una parada a descansar. Nos espera lo más duro de la etapa: cuatro kilómetros en los que hacemos 200 m de desnivel (5%). Empezamos por la carretera que sube al puerto del Espadán (793 m) pero a mitad de camino nos desviamos a la derecha para buscar una de las «joyas más preciadas del Espadán»: El alcornocal de la Mosquera. Después del desvío viene una fuerte pendiente por pista, pero lo duro son los primeros 300 m, luego pasamos un collado y la cosa suaviza bastante.

El Alcornocal de la Mosquera.

Es una de las bajadas BTT más alucinantes que se pueden hacer en Valencia. Una pista bien trazada recorre el valle de la Mosquera sumergida en un bosque de cuento. Los Alcornoques son esos árboles de ramas retorcidas, con troncos de colores rojizos y follaje oscuro. La sensación es de ir por un bosque tenebroso, como los del cuento de Hansel y Gretel, donde la arboleda te envuelve amenazante.

Alcornocal de la Mosquera

Poco a poco el valle va abriendo. Sin dejar de bajar suavemente, los cultivos de olivar sustituyen a los alcornoques. Estamos dejando atrás la sierra para ir acercándonos poco a poco hacia el pueblo de Azuebar. Seguimos por caminos hasta la localidad de Algar de Palancia. Hemos dejado atrás la comarca del Alto Palancia y nos adentramos en El Camp de Morvedre.

Aquí sí, con tal de evitar carretera la bici-ruta da un pequeño rodeo para buscar la vía verde de Ojos Negros. Llegamos a Alfara de la Baronía y cruzamos el río Palancia otra vez, para adentrarnos por caminos perdidos en una zona boscosa. Por ellos vamos a llegar al paraje natural del Povijol.

Una subida no muy dura por la pinada nos dejará cerca de la ciudad de Sagunto, a la que accederemos evitando las carreteras principales.

La bici-ruta termina en la estación de Sagunto. Podemos tomar el tren aquí o continuar si nos apetece hasta Valencia. Aquí podéis encontrar diferentes alternativas:

Bici-rutas por el Camp de Morvedre y l’Horta Nord

2 Respuestas

  1. Angela

    Que buena pinta tiene , ya tengo ganas de rodar por ahí 🤩🚲

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *