De Nules a Meliana por Mascarell, costa sur de Castelló y el Puig

publicado en: Periféricas | 2

Recorriendo las playas de Nules, Moncofa, Xilxes, Almenara y Puçol.

La costa sur de Castellón es la gran desconocida de los valencianos. Las urbanizaciones costeras de estos pueblos no son monstruos inhumanos de grandes bloques de apartamentos como ocurre en otras muchas zonas de Valencia y Alicante. Abundan casas bajitas y edificios de poca altura, antiguos, con sabor «vintage», y son muchos los tramos sin urbanizar.

La costa sur de Castellón

En primer lugar visitamos Mascarell, una curiosa pedanía rodeada de murallas. Luego, nos dirigimos a la playa de Nules para seguir nuestro recorrido costero en dirección sur. Iremos pegados al mar hasta la playa de Canet d’en Berenguer, ya en la provincia de Valencia.

La zona industrial del Puerto de Sagunto nos obliga a adentrarnos un poco hacia el interior. Una vez sobrepasada el área industrial y la Marjal del Moro, regresamos a la costa para visitar la playa de Puçol que mantiene una similitud arquitectónica y paisajista con el resto de esta propuesta de bici-ruta.

Terminaremos con una breve visita al Puig y su monumental monasterio. La vuelta a casa la haremos por la conocida vía Augusta y, finalmente, por la vía Xurra con la que enlazaremos en Meliana, ya muy cerca de Valencia.

Descripción de la ruta y enlace de descarga

Longitud: 60,1 Km           Desnivel: Llana

Tipo de Firme: Asfalto y arena compacta.          Dificultad: Moderada

Detalles del trazado

Esta ruta la podéis descargar en vuestro navegador o ver con más detalle desde mi página de Wikiloc:

https://es.wikiloc.com/rutas-mountain-bike/de-nules-a-meliana-por-mascarell-costa-de-castellon-y-el-puig

Visitando Mascarell y los búnkeres para llegar a la playa de Nules.

Hemos llegado a Nules en el tren de cercanías. Salimos rápido hacia nuestro nuestro primer destino de interés: La aldea amurallada de Mascarell.

Entrada principal de Mascarell

Es una villa de planta cuadrada de unos doscientos metros de lado contenida íntegramente dentro de su recinto amurallado. En el momento de grabar el track, esta curiosa población, estaba completamente levantada en obras, dificultándonos mucho la visita. Nos prometieron que para noviembre (2019) lucirá espectacular con sus calles adoquinadas a la antigua. Buscan resaltar aún más su esplendor medieval para fomentar el turismo.

Saliendo por el otro lado de la población, y por carreteritas secundarias entre naranjos, llegamos a una zona donde se mantienen en pie cuatro búnkeres de la guerra civil.

Búnker de la Guerra Cívil

Después de visitar este monumento de memoria histórica y siguiendo por caminos de huerta, llegaremos a empalmar con un carril-bici que, proveniente de Nules, discurre aledaño a una vía secundaria en dirección a la playa.

Llegados a la costa, y siguiendo en dirección sur, enlazamos con otro carril-bici que permite recorrer su avenida principal separados del tráfico que fuera de temporada estival es muy escaso. Pronto nos toparemos con un moderno radio-faro que marca el punto central de la playa de Nules.

Radio-faro de Nules
Recorriendo la costa sur de la provincia de Castellón.

Entre el mar y las tierras fértiles de la comarca de la Plana se extiende una zona pantanosa de marjal. Cuando ir de veraneo se puso de moda, allá por los años 60, los habitantes de estos pueblos construyeron sus casitas de verano frente al mar. Construcciones humildes y sin pretensiones que permanecen suspendidas en el tiempo y que se han salvado de la demolición ordenada por la ley de costas.

Cada población ha ido realizando paseos marítimos y urbanizando un poco sus marinas, pero sin tocar esta fachada litoral que hoy día rebosa sabor «vintage».

Preferiblemente fuera de temporada estival, aprovechamos los paseos marítimos para rodar sin prisas, viendo como las olas rompen a escasos metros en playas de gravilla y guijarro. En algunos puntos hay playas de dunas y arena, pero son escasas en esta zona.

Paseo marítimo en la playa de Moncofa.

Entre las marinas de Nules y Moncofa nos toca transitar por un tramo de carretera costera que, aunque estrecha y comarcal, tiene algo de tráfico en verano. Pese a que esta está limitada a 30 Km/h, yo procuro evitarlas siempre que puedo. Aquí no tengo alternativa viable sin dar un rodeo considerable pero cuando la hay prefiero buscar pasarelas peatonales, caminos de arena compactada e incluso sendas litorales que se pueden hacer en bici sin mucha dificultad.

Caminos en la arena.

El recorrido por estos senderos es en todo caso espectacular y si las ruedas de tu bici son anchas son totalmente ciclables.

Caminos entre marjales

Entre las playas de Moncofa y Xilxes vamos a recorrer una muestra de lo que supuso la infamia urbanística de la burbuja inmobiliaria.

La crisis del ladrillo dejó a medias de perpetrar una fallida macro urbanización en medio de la marjal. Hoy en día solo hay avenidas en ruinas invadidas de malas hierbas y restos de hormigón. El camino para entrar hay que recorrerlo de extranjis salvando una vaya provisional instalada hace poco.

Urbanización fantasma

Es una visita algo deprimente que nos recuerda que nos costó más de 60.000 millones de euros rescatar a bancos que prestaron nuestro dinero a empresas inmobiliarias sin escrúpulos. Nadie ha pagado ni pagará jamás por estos desaguisados, ni por otros muchos que envenenan nuestra conciencia y nuestro planeta. Verlo de cerca estremece.

Urbanización fallida entre Moncofa y Xilxes

Menos mal que saliendo de esto, y después de rodar por el paseo marítimo de Xilxes, vamos a recorrer una senda litoral por una zona virgen y despoblada que nos recuerda lo que nunca debió dejar de ser. Es una senda pisada y ciclable que bordea un mar muy cercano.

Senda junto al mar

Una pérgola de madera y una pasarela completan esta senda natural antes de llegar a la playa de Almenara. No es mal sitio para tomar algo en alguno de los bares tradicionales que encontramos aquí.

Seguimos nuestro itinerario costero por el paseo marítimo de la playa de Almenara. Me encanta este recorrido que hay entre las playas de Almenara y Malvarrosa de Corinto. Son pequeños paseos marítimos unidos por anchas pasarelas de madera sobre la arena en un trazado de cuento de hadas para ciclistas.

Pasarelas de madera sobre la arena

El camping de Malvarrosa de Corinto nos bloquea el paso costero y tenemos, por fuerza, que salir a la antigua carretera litoral. Enseguida que podemos tomamos un carril-bici paralelo para evitar, una vez más, la incomodidad del tráfico.

Con las playas de la Almardá y Canet d’en Berenguer terminamos esta visita temática de la costa sur de Castellón y norte de la de Valencia. Mas allá nos topamos con la desembocadura del Palancia y el puerto de Sagunto.

Salvando la zona industrial y la Marjal del Moro hasta playa de Puçol

Llegados a la desembocadura del Palancia. Sin cruzarlo, nos desviamos por un sendero marcado bajo los pinos que hay entre el cauce y la carretera, y que nos aleja un poco de ella.

Sendero que remonta el cauce del Palancia.

Un puente situado más o menos un kilómetro mar a dentro nos permite entrar en la localidad de Puerto de Sagunto. Utilizamos el carril-bici siempre que podemos y cruzamos con cuidado un gran parque público que descongestiona un poco el centro de esta populosa ciudad.

Un poco más allá, saliendo por el suroeste, encontramos la zona industrial de los antiguos astilleros. He conseguido encontrar un paso aceptable por estos arrabales industriales plagados de sucias fábricas, carreteras y camiones. Utilizando viejos caminos en desuso que han sido sustituidos por modernas carreteras y autopistas, vamos yendo en dirección a Puçol alejados del gran tráfico.

Una vez superada la intransitable «Marjal del Moro», volvemos a la costa para recorrer el paseo marítimo de la playa de Puçol.

Paseo marítimo de la playa de Puçol

Este paseo marítimo, pese a estar ya muy cerca de Valencia, mantiene ese mismo sabor tradicional que hemos encontrado en todo este recorrido costero.

Volviendo a casa por el Puig y la vía Augusta.

Digamos que el hilo conductor de esta bici-ruta termina en la playa de Puçol. No obstante, hay que volver a casa y estamos lejos de estaciones de metro y tren. Sugiero visitar el Puig y callejear por esta bonita población, o tomar ese merecido helado frente a la majestuosa mole de su monasterio.

Monasterio del Puig

De aquí a pocos kilómetros está Rafaelbuñol y su parada de metro. Pero, pese a que ya llevamos más de 50 kilómetros, es preferible volver a casa en bici por la ya más que conocida vía Augusta. En Masalfassar podremos enlazar con la vía Xurra a la altura de Albalat dels Sorells y Meliana.

Yo termino la bici-ruta aquí, que me pilla cerca de casa. Seguir por la vía Xurra hasta Valencia ya no tiene ninguna complicación.

2 Respuestas

  1. cha

    La realizamos con Javier el martes 10 con la gota fría casi acechando, amenazaba por el camino de vuelta pero todavía nos pudimos librar de ella, deducimos que parte del recorrido que hicimos, ha desaparecido o por lo menos con la brutalidad del temporal algo habrá cambiando.

    Ideal como él indica para realizarla en otoño-primavera, se puede disfrutar de los paseos no transitados por los veraneantes, al ser entre semana y con el tiempo desapacible en ésta fecha, tuvimos suerte.

    Recomendable, muy bonita y fácil de rutear.

    Nosotros ampliamos llegando hasta Valencia.
    Gracias Javi.

    • Javier

      He realizado la ruta después del temporal. Nada grave: El paseo marítimo de Almenara ha sido invadido de piedras y arena pero eso lo limpiarán enseguida. He podido hacer el recorrido completo y, a excepción de un poco más de barro y charcos, todo bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *