Sagunto circular por Estivella, l’Oronet y Gilet

publicado en: Periféricas | 0

En bici por la «Frontera» de la Calderona.

Vamos a remontar el Palancia hasta Estivella. Iremos por caminos a buscar la subida del puerto de l’Oronet (493m). De allí, coronaremos el Garbí (598m) antes de volver a Estivella por la mítica bajada conocida como «La frontera». Una vez abajo, volvemos a Sagunt por la V.V. de Ojos negros y huertas de Gilet .

Descripción de la ruta y enlace de descarga

¿Cómo descargar la ruta en el navegador? 

Planifica tu salida – Horarios Rodalies València

Si hay que hacer en bici «La Frontera», mejor de bajada.

Y si hay algún o alguna valiente que no le tenga miedo a nada, pues que haga esta bici-ruta al revés

Saliendo de Sagunto, vamos a remontar el Palancia en busca de la mejor forma de acometer la subida al alto de l’Oronet. Iremos por caminos cerca del cauce hasta Albalat dels Tarongers primero, y Estivella después. Ascenderemos poco a poco hasta encontrar la carretera que viene de Algímia.

Aquí empieza la verdadera subida del puerto de l’Oronet (493m). Cuatro kilómetros con pendientes medias del 4%. Justo en la cima hay varios bares que nos vienen muy bien para almorzar.

De allí, continuamos en dirección a Barraix y seguimos subiendo hasta coronar el Garbí (598m). Es una ruta exigente por el desnivel acumulado, pero en ningún caso las rampas se hacen imposibles para un ciclo-excursionista con un mínimo de forma.

La vuelta está prevista por la carretera conocida como «La Frontera» que nos baja de golpe quinientos metros, con fuerte desnivel en pocos kilómetros, de vuelta a las cercanías otra vez de Estivella.

No volvemos a entrar en la población. Accedemos a un nuevo tramo abierto recientemente de la V.V. de Ojos Negros hasta Gilet. Cruzamos el pueblo y, cerca de la estación de tren, cogemos unos caminos y pistas que nos llevaran de vuelta a Sagunt.

Detalles del trazado.

Sagunto, Albalat dels Tarongers y Estivella.

Son muchas las rutas que propongo que comienzan en Sagunto. La frecuencia de trenes de cercanías disponibles lo hacen ideal si queremos recorrer el valle del Palancia y evitar los casi 30 Km que hay hasta allí. Además, Sagunto es una ciudad muy especial por su historia y su belleza.

En este caso la cruzaremos de Oeste a Este para llegar al cauce del Palancia cerca de Petrés.

Acercándonos a la Calderona

Vamos a recorrer una enlazada de caminos serpenteantes que mantiene la altura a orillas del cauce del Palancia. Por aquí no vemos ni rastro de agua la mayor parte del año, pero en época de lluvias puede ir de lado a lado.

Llegaremos a Albalat dels Tarongers que es un pueblo precioso y, aunque esta bici-ruta no lo atraviesa, no es mala idea callejearlo un poco. Las estrechas calles y el ambiente rural ancestral bien merecen perder unos minutos para conocerlo.

Continuamos por la margen izquierda del Palancia por caminos que a veces son pistas de tierra hasta que llegaremos a Estivella.

Llegando a Estivella

Esta vez sí cruzaremos la localidad por el centro. Cruzamos la antigua carretera de Teruel, hoy convertida en una calle más, y antes de salir del pueblo tomaremos un desvío hacia el «Camí del Pla». Por aquí, después de superar la vía del tren y la autopista, empezamos a ascender por las laderas de la Calderona.

La subida al puerto del Oronet

El camino va adentrándose en la montaña por espesas pinadas hasta desembocar en la carretera que va entre Algimia y Serra, y que cruza la Calderona por el puerto de l’Oronet.

Un puerto de montaña nos espera. Vamos a subir por una carretera poco transitada, con buen asfalto e infinidad de curvas. Los carteles para ciclistas nos van dando cumplida información de lo que falta para coronar y el desnivel máximo y medio del próximo kilómetro. Van a ser cuatro kilómetros subiendo y son más duros los dos primeros, pero nada del otro mundo, con pendientes máximas del 8% y medias del 4%.

Lo bueno es que cuando llegamos arriba hay un par de bares para refrescarnos si queremos, excepto si vais en lunes que está todo cerradísimo.

En todo caso habrá que seguir ascendiendo hasta el Garbí, pero lo más duro de la subida ya lo hemos hecho. Lo podéis comprobar por los carteles que indican que solo quedan 108 m de desnivel hasta el Garbí. Esto es engañoso porque poco antes de la cima hay un par de bajadas que descuentan, como podéis ver en el perfil de altimetría. En todo caso, la pendiente suaviza bastante respecto a lo que ya hemos hecho y el paisaje con vistas a uno y otro lado de la Calderona nos entretiene mientras subimos. Así que, despacito y poco a poco, que llegar arriba merece la pena.

En la bici-ruta no llegamos al mirador del Garbí, pero lo tenemos a unos pocos cientos de metros si queremos acercarnos.

Descendiendo la Frontera a tumba abierta.

«A tumba abierta» es un eufemismo, pero cuidado, las pendientes son pronunciadas. La rectitud de la carretera, con curvas suaves y buena visibilidad, nos deja ir a velocidades superiores a 60 Km/h pero de pronto aparece la clásica curva de paella y nos puede pillar confiados.

Así pues, en poco más de 4 Km descendemos hasta Estivella. Es un descenso de casi 500 m por una carretera bien trazada. Disfrutad esta bajada pero recordad que pueden venir coches y bicis en sentido contrario.

El regreso a Sagunto por la vía verde y Gilet.

No llegamos esta vez a Estivella. Muy cerca del pueblo, pasa el trazado de un nuevo tramo de la V.V. Ojos Negros que pretende enlazar con la vía Churra para llegar a Valencia.

Solo la seguimos hasta Gilet. Por un itinerario ya conocido por la margen derecha del Palancia llegaremos a Sagunt para finalizar esta ruta circular en la estación de tren

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *