En bici por montañas cercanas.

La sierra Calderona es omnipresente en nuestro paisaje urbano. La vemos en cuanto tenemos algo de perspectiva hacia el norte, donde la línea del horizonte se cierra con los perfiles de picos con nombres conocidos como el Picaio, La mola de Segart o el alt del Pi, entre otros.

Esta cadena montañosa está situada entre las desembocaduras de las cuencas del Palancia y El Turia, y fue declarada parque natural en el 2002 para protegerla de la presión urbanística.

Mapa de rutas

En el mapa de rutas, pulsa sobre cada chincheta para desplegar una descripción y los detalles.

Más abajo encontraras todas las fichas técnicas numeradas. Pulsando sobre el título de la ruta en la ficha accederás a la entrada correspondiente. También puedes acceder directamente al enlace de Wikiloc o abrir el mapa en Google Maps.

Plano rutas Calderona
Ruta 1 - De Jérica a Llíria por V.V. Ojos Negros y “Camí la Murta” Ruta 2 - De Segorbe a Valencia por Tristán y Bétera Ruta 3 - De Algimia a Valencia (Ronda Nord) por el Oronet y Vinalesa. Ruta 4 - Sagunto circular por Estivella, l’Oronet y Gilet Ruta 5 - De Navajas a Bétera por “Camí de la Murta”, Gátova y Olocau Ruta 6 - De Bétera a Rafelbunyol por coll de Rebalsadors, Serra y Náquera Ruta 7 - De Rafelbunyol a Moncada por el Garbí Ruta 8 - De Bétera a Valencia por Náquera, Sagunto y playa de Puçol

Ruta 1 - De Jérica a Llíria por V.V. Ojos Negros y “Camí la Murta”

Conectando en bici los dos valles

No llegamos a entrar en el Parque Natural pero lo enmarcamos en su lado oeste para obtener una visión muy singular del mismo.

El recorrido empieza en Jérica, una preciosa localidad al lado del Palancia. Vamos a fisgonear sus retorcidas callejas hasta la base de su singular y reconocible campanario, mitad moro y mitad cristiano.

Después de callejear salimos a buscar la vía verde de Ojos Negros en dirección a Navajas. Seguimos la V.V. hasta poco antes de llegar a Altura. Tomaremos un camino secundario que nos evita un buen trozo de la carretera que va de Altura a la Cova Santa y Alcublas. No es que la carretera tenga mucho tráfico pero prefiero evitarla.

El “Camí de la Murta” empieza a ganar altura siguiendo la rambla del Uñoz. Durante la subida hay un sitio que nos irá bien para hacer una parada y disfrutar del entorno: Los Pocicos de Mena. Aquí el río se recrea en unas pozas de agua transparente.

Superado el frondoso valle del Uñoz, el camino continúa entre altas montañas. Un terreno serrano en el que, lamentablemente, los árboles han desaparecido devorados por devastadores incendios. No obstante, la naturaleza, obstinada, está empezando a brotar de nuevo.

Recorremos este paisaje salvaje y despoblado hasta que divisamos el llano desde lo alto. Es un espectaculo toda la plana del Camp del Turia a nuestros pies con la ciudad de Valencia y el mar al fondo.

Llegados al llano agrícola, enlazamos diferentes caminos, primero de tierra y luego asfaltados, hasta a Llíria. Antes de ir a coger el metro de vuelta, terminaremos nuestra ruta con un interesante recorrido urbano.

Ruta 2 - De Segorbe a Valencia por Tristán y Bétera

Un recorrido en bici espectacular

Llegar en tren a Segorbe es lo que nos permite cruzar la Calderona por su mismo centro en dirección a Valencia. Muy cerca de la estación, encontramos una salida de la ciudad que discurre por caminos de tierra y una estrecha carretera asfaltada.

Nos vamos adentrando en la sierra poco a poco, rodeando lomas entre campos. Unas antiguas minas de arcilla han dejado unos huecos que han sido colmados por agua de lluvia y han formado unos lagos que hoy día parecen naturales.

Dejamos el asfalto y la ruta serpentea por caminos de tierra antes de acometer la subida. Es una subida no demasiado dura y discurre por una buena pista hasta la masía de Tristán. Luego la ruta llanea un poco por las alturas antes de bajar a la “Font del Poll”. Aquí, una encrucijada de caminos nos da la alternativa de subir a “Rebalsadors” y bajar por Serra.

No obstante, esta bici-ruta nos lleva en dirección a Porta Coeli y Bétera. Una vez más, podemos hacer dos itinerarios. El directo va por la “Font del Marge” y la Cartuja, pero tiene mucho desnivel concentrado. He preferido utilizar el camino largo que nos deja suavemente en el Pla de Lucas después de un largo camino de descenso entre montañas.

Una senda paralela a la carretera nos lleva hacia el campamento militar y luego a Bétera. Aún nos queda llegar a Valencia por un itinerario con mucha pista de tierra que os sorprenderá.

Ruta 3 - De Algimia a Valencia (Ronda Nord) por el Oronet y Vinalesa.

En bici por el puerto mítico del Oronet

El puerto del Oronet de 493 m es un de las pocas carreteras que permiten cruzar la sierra Calderona de norte a sur. Podríamos decir que la divide en dos mitades. En este caso hemos ido en tren a Algimia para realizar esta bici-ruta en dirección a Valencia.

La ascensión al Oronet ofrece espectaculares vistas del valle del Palancia con la Sierra Espadán de fondo.

Desde el alto del puerto, iniciamos la bajada por la carretera pero nos desviamos enseguida en dirección a la urb. Tres Forques por el camino que sale frente al restaurante “La Balsa”. Desde lo alto del collado veremos allí abajo la localidad de Serra, con sus casas blancas derramadas por la ladera. Rodearemos Serra por arriba y haremos una corta visita a la font de Deula para refrescarnos.

Enlazando caminos entre Náquera y Bétera, lograremos llegar a Vinalesa, y posteriormente a Valencia, sin pisar un palmo de carretera.

Ruta 4 - Sagunto circular por Estivella, l’Oronet y Gilet

Si hay que hacer en bici “La Frontera”, mejor de bajada.

Y si hay algún o alguna valiente que no le tenga miedo a nada, pues que haga esta bici-ruta al revés

Saliendo de Sagunto, vamos a remontar el Palancia en busca de la mejor forma de acometer la subida al alto de l’Oronet. Iremos por caminos cerca del cauce hasta Albalat dels Tarongers primero, y Estivella después. Ascenderemos poco a poco hasta encontrar la carretera que viene de Algímia.

Aquí empieza la verdadera subida del puerto de l’Oronet (493m). Cuatro kilómetros con pendientes medias del 4%. Justo en la cima hay varios bares que nos vienen muy bien para almorzar.

De allí, continuamos en dirección a Barraix y seguimos subiendo hasta coronar el Garbí (598m). Es una ruta exigente por el desnivel acumulado, pero en ningún caso las rampas se hacen imposibles para un ciclo-excursionista con un mínimo de forma.

La vuelta está prevista por la carretera conocida como «La Frontera» que nos baja de golpe quinientos metros, con fuerte desnivel en pocos kilómetros, de vuelta a las cercanías otra vez de Estivella.

No volvemos a entrar en la población. Accedemos a un nuevo tramo abierto recientemente de la V.V. de Ojos Negros hasta Gilet. Cruzamos el pueblo y, cerca de la estación de tren, cogemos unos caminos y pistas que nos llevaran de vuelta a Sagunt.

Ruta 5 - De Navajas a Bétera por “Camí de la Murta”, Gátova y Olocau

En bici por dónde los coches no llegan.

Navajas es una villa preciosa a orillas del Palancia y bien merece una visita. A destacar su Olmo centenario y sus lujosas mansiones de otra época. Recorreremos sus calles como aperitivo de lo agreste. La vía verde de Ojos Negros nos sirve para llegar a Altura, la puerta Oeste de la Calderona.

El “Camí de la Murta” es un estrecho camino asfaltado que discurre por un valle en dirección a la sierra. Es un ascenso suave y llevadero, pero constante.

Esta bici-ruta discurre principalmente por pistas forestales y caminos secundarios hasta llegar a Gátova. Este es el tramo en el que se acumula todo el desnivel positivo y dificulta la ruta a ciclistas poco preparados.

El segundo tramo, una vez lleguemos a Gátova, lo hacemos en bajada por la carretera CV-25 hasta Olocau. No hay alternativa a esta preciosa carretera comarcal. Poco tráfico, muchas curvas y rápida bajada: Una delicia. El valle de Gátova es una espectacular depresión que marca los límites del parque natural.

De Olocau a Bétera volvemos a evitar cualquier carretera para completar una ruta con muchos kilómetros por pistas de tierra en buen estado y muy paisajista.

Ruta 6 - De Bétera a Rafelbunyol por coll de Rebalsadors, Serra y Náquera

Subir en bici al coll de Rebalsadors por lo fácil.

Llegamos a Bétera en metro para acortar la ruta y hacerla más montañera. Nos acercamos a la sierra ya transitando por pistas y caminos estrechos hasta la urbanización de la Pedralvilla.

Superada la carretera de Olocau nos metemos enseguida en el parque natural para ir ganando altura poco a poco en dirección a Olocau. Seguimos adentrándonos en el bosque por valles entre altas montañas. Las pistas son siempre buenas y utilizamos el camino más largo posible para ir ascendiendo sin desniveles excesivos.

La vegetación empieza a ser diversa como corresponde al bosque mediterráneo. Subimos al coll de Rebalsadors por parajes preciosos de una Calderona ya casi recuperada, donde apreciamos pinos de gran porte, viejos en comparación con la masa forestal plantada después de los últimos incendios.

Las fuentes de La Gota, El Berro y El Poll que encontramos de camino nos permiten refrescarnos y descansar en la subida. En el coll podemos desviarnos a ver el mirador de Rebalsadors, que no lo he incluido en el track porque ya era excesivo el desnivel, pero es fácil llegar si tenemos fuerzas todavía.

La bajada a Serra es espectacular y muy rápida. Cruzaremos por callejas de este precioso pueblo de montaña y llegaremos a Náquera por la carretera principal ya que no hay rutas alternativas razonables.

Después del merecido descanso en Náquera, la zona del Salt requerirá nuestro último esfuerzo antes de acompañar en bajada las últimas estribaciones de la Calderona hasta Rafelbunyol.

Ruta 7 - De Rafelbunyol a Moncada por el Garbí

Subir en bici al mirador del Garbí.

La Calderona es una sierra montañosa cercana a Valencia con desniveles importantes que hay que salvar.

Esta vez nos dejamos ayudar por el metro para evitarnos unos pocos kilómetros, tanto a la ida como a la vuelta.

Desde Rafelbunyol vamos a ir subiendo de forma sostenida, pero vamos a encontrar algún tramo de pista forestal con fuertes rampas. Es una bici-ruta exigente, con más de trescientos metros de desnivel positivo concentrados en menos de diez kilómetros.

Llegar hasta el mirador del Garbí por pistas un tanto pedregosas no será fácil pero la recompensa es grande. Las vistas paisajísticas de la sierra y el mar a sus pies van a ser una constante y la bajada…

Desde el alto del Garbí hasta Náquera es una pista ancha y bien trazada que discurre entre bosques y montañas, pero salpimentada con zonas de gravilla, trialeras, baches y piedras sueltas. Una verdadera delicia para quienes nos gusta el placer de controlar la bici acariciando los frenos en su justa medida, y levantar el culo para permitir que el planeta brinque libre bajo nuestros pies.

Volvemos a la ciudad por sitios inverosímiles y lo primero que veremos poblado es el entorno de la estación de metro de Seminari / CEU. Una ayuda que no podemos dejar escapar para completar una bici-ruta BTT de lo más agreste y salvaje.

Ruta 8 - De Bétera a Valencia por Náquera, Sagunto y playa de Puçol

Las faldas de la Calderona en bici

Con esta bici-ruta vamos a visitar las faldas de la Sierra Calderona con la vista puesta en la mítica “Mola de Segart”.

Salimos desde Bétera. Llegamos en metro para que la ruta no sea demasiado larga y tenemos que ir en dirección a Náquera. ¿Por carretera?, no gracias. Daremos un poco de vuelta por caminos y pistas pero vamos a ganarnos “el esmorzaret” en el bar El Pastoret. Los bocadillos son gigantes, mejor pedir medio.

Después del pantagruélico almuerzo recorreremos las faldas de la sierra por pistas y caminos. Nos maravillamos con su naturaleza agreste pero sin subir demasiado. Tenemos que cruzar por el “coll de la Calderona” en dirección a Gilet y Sagunto.

Saliendo de Sagunt, buscaremos el mar a la altura de la playa de Puçol y, de vuelta a Valencia, recorreremos la costa norte hasta Playa de Puebla de Farnals.

Estamos insaciables, nos espera otra vieja conocida: la huerta hasta Meliana, y por la vía Xurra a Alboraya.

Entramos al centro de Valencia por la avenida Alfahuir en dirección al “Pont de Fusta”.

Relación de todas las bici-rutas de esta zona


Selecciona tu ruta

Ruta 1
Ruta 2
Ruta 3
Ruta 4
Ruta 5
Ruta 6
Ruta 7
Ruta 8

Una sierra en el patio trasero.

Los caminos de la Calderona

En estas bici-rutas visitaremos algunos destinos muy conocidos como Santo Espíritu, la Cartuja de Porta Coeli o el Garbí, y alguna de sus numerosas fuentes. No va a ser fácil, cada vez que nos adentramos en un sistema montañoso se suceden las fuertes pendientes. Me propongo no sobrepasar desniveles acumulados aceptables para un aficionado medio aunque esto nos limita el acceso a algunas zonas con pasos más altos.

Mis recuerdos de juventud.

Yo nací en la década de los 60. Nuestra generación vivió una niñez marcada por la llegada a casa de la primera televisión y el primer coche. Y con el primer coche, llegó también, para quien se lo pudiera permitir, el primer chalé: Cum Laude de felicidad y estatus de la clase media de la época. Por aquel entonces casi costaba lo mismo un chalé que un coche, por si alguien no se acuerda o no lo vivió. El sitio elegido para veranear, si se quería ir también los fines de semana, tenía que ser accesible con aquellos míticos automóviles: Seat 600, 850 y 124/1430, Renault 4, 6, 8 y 12, Citroën 2CV, etc.

La Mola de Segart

Las zonas típicas de segunda residencia, para los de ciudad que no teníamos vinculación especial con ningún pueblo, fueron la Cañada, la Eliana y Náquera/Serra. Urbanizaciones cercanas a la capital crecieron como setas. También hubo familias que se decantaron por la playa y, de esta forma, se construyeron horrorosos bloques de apartamentos junto al mar, como los de playa de Puebla de Farnals o el Perelló.

Familias enteras cargadas hasta con electrodomésticos partían en cuanto los niños terminábamos las clases rumbo al chalé a pasar el verano. Creo que la elección del sitio de veraneo de nuestros padres tuvo una influencia decisiva en la forma en que los adolescentes de la época forjamos nuestra personalidad.

Un sitio muy especial para mí

A mí me tocó en suerte que mis padres eligieran una urbanización de Náquera, y también tener un hermano doce años mayor muy aficionado al senderismo que me enseñó a amar la montaña. De su boca oí, desde muy temprana edad, nombres que sonaban exóticos como Gredos, Javalambre o Pirineos, pero me llevaba a los que teníamos cerca. Con él recorrí, y quedaron grabados en mi memoria, picos como el Monte Picaio, Penyas de Guaita, Pic de l’Águila, la Mola, el Garbí, Alt del Pi, Rebalsadors o el Gorgo.

Silueta de la sierra

Había en la Calderona muchas fuentes. Algunas accesibles en coche en las que mis padres cargaban garrafas de agua para toda la semana como la Font de l’Or, Barraix, Sant Josep, Sant Antoni o la del Llentiscle, y otras reservadas a los que hacíamos senderismo como la del Marge, el Poll, l’Abetlla o la del Berro entre otras.

Desgraciadamente, un enorme incendio arrasó la Calderona en los 80 y luego hubieron más, casi cada año, todos intencionados o provocados por negligencias debidas a la presión urbanística y demográfica. Desaparecieron paisajes que casi consideraba propios.

Adentrarse en el vergel

Es ahora, de mayor, con el monte otra vez recuperado, cuando he ido visitando los rincones de mi niñez y los que, en la medida de lo que se pueda, iremos visitando en estas bici-rutas. Por favor, cuidad este inmenso patrimonio natural que tenemos a tiro de piedra de la ciudad. Gracias.