Alcudia de Crespins circular por Montesa, Enguera y Anna

publicado en: eBTT | 0

e-MTB por la sierra de Enguera occidental

Esta ruta para bici de montaña asistida es una propuesta cargada de historia y naturaleza. Visitaremos Montesa y su castillo templario, los montes que la separan de Enguera y parajes naturales como la Albufera y los Gorgos de Anna.

Ficha técnica con enlace de descarga del track y descripción de la ruta.

Cómo descargar la ruta en el navegador 

Planifica tu salida – Horarios Rodalies València

Punto de inicio / final con enlace directo para el navegador de Google Maps:

38.970737, -0.587004

eBTT por el valle del río Canyoles y la sierra de Enguera.

Pasando por la autovía de Albacete se ven las ruinas del castillo de Montesa y una pista forestal que remonta la loma que lo protege. Siempre he querido hacer ese recorrido, más sabiendo de la importancia histórica de ese castillo.

Al otro lado de la loma está la sierra de Enguera. Una impresionante altiplanicie boscosa que se extiende más de cincuenta kilómetros hasta el valle de Ayora. Tenía que conocer la zona y unirla, además, con algunos parajes naturales famosos de la zona de Anna como son la Albufera y los Gorgos.

Esta impresionante bici-ruta, muy llevadera si se hace con bici eléctrica de montaña, discurre por pistas buenas de tierra o caminos asfaltados. Hay un tramo de unos tres kilómetros que no he podido esquivar la carretera comarcal que va desde Enguera hasta Alcudia de Crespins. Tiene poco tráfico y pronto da paso a una excitante bajada por pista en el fondo de un valle precioso y escondido.

Descripción del itinerario

Explorando en bici Montesa y los parajes de Anna

Esta bici-ruta empieza en las inmediaciones de la estación de Alcudia de Crespins, concretamente en el parquin de un supermercado. Aquí podemos aparcar el coche si no vamos en tren. Recorremos Alcudia por las afueras, cruzamos por un paso inferior la autovía de Albacete y salimos a un polígono industrial.

Salimos hacia Montesa por un bucólico camino rural. El castillo de Montesa nos sirve de faro en nuestro rodar por el amplio valle del río Canyoles. El castillo de los templarios, posteriormente sede de la orden de Montesa, se alza majestuoso sobre una mole de piedra que destaca en la ladera.

Antes de subir damos una vuelta por el pueblo y visitamos su centro histórico. El camino va ascendiendo hasta la entrada del castillo. Las fabulosas vistas que nos regala el promontorio bien merece el esfuerzo de la subida.

Dejando atrás el Castillo, nos espera una ascensión por una pista ancha que serpentea entre redondeadas lomas. El terreno, a rebosar de arbustos y monte bajo, destaca por lo pelado y desnudo. No obstante, este es uno de esos casos en los que la ausencia de arbolado se agradece por el regalo visual de su perspectiva sobre el valle del Canyoles. Desde aquí vemos completo el paso natural entre la Valencia costera y la meseta manchega.

No sin esfuerzo alcanzamos la cima de la larga y estirada sierra de la Plana. Por el otro lado, la densa pinada de la Umbría contrasta con la pelada cara sur que acabamos de ascender. Desde aquí se domina la localidad de Enguera y toda su sierra. Una bajada trepidante por pista nos lleva a las ruinas del castillo de la Encomienda.

Hay que aprovechar Enguera para tomar algo y coger agua porque nos esperan más de treinta kilómetros por medio de la sierra.

La sierra de Enguera.

La Canal de Navarrés al norte, el valle de Ayora al Oeste y la Serra Grossa al sur, enmarcan una extensión impresionante de pinada boscosa sin un solo pueblo. Son cincuenta kilómetros en línea recta a lo largo y a lo ancho en los que encontramos, como mucho, alguna masía como las casas de Benalí.

No la vamos a recorrer toda, lógicamente, pero sí una parte significativa. Iremos hacia el interior por uno de sus barrancos más representativos, el de Peñarroya. Poco a poco ascenderemos por las faldas de la montaña hasta llegar a la cresta de la sierra por la que pasa la cañada real de Enguera.

Una despejada y amplia pista recorre la cresta en suave descenso. Aquí se ha aclarado un poco el bosque en una especie de cortafuegos. El suave desnivel bajando y lo recta que es la pista permite mantener una velocidad apropiada sin pedalear ni frenar en mucho rato.

Estamos en un largo tramo en el que gozamos de muchas y buenas sensaciones naturales y de fluir ciclista. Solo al final, la pista se vuelve asfaltada hasta llegar a Chella.

Chella, los Gorgos y la Albufera de Anna.

Llegamos a Chella y nos dirigimos al valle del río Sellent para seguirlo en dirección a Anna. Iremos por caminos estrechos y pistas a media ladera, sin descender demasiado. El «Gorgo Catalán» es el primero de los parajes naturales de agua que encontramos en nuestro camino. Desde aquí, cruzamos Anna por el centro para ir hacia el «Gorgo de la Escalera». El acceso es por una escalera como indica su nombre y no es ciclable llegar abajo, pero desde arriba se ve bonito.

La Albufera de Anna es un paraje natural que conviene disfrutar con calma, incluso tomarse una cerveza en cualquiera de los chiringuitos. Es un sitio tan conocido y visitado que en verano cobran unos 3 € para acceder, pero en invierno y entre semana la entrada es libre.

Salimos del paraje de la Albufereta en dirección a Enguera por caminos locales. En las inmediaciones hay zonas de baño natural. Estas, más desconocidas, las aprovechan las familias del lugar para solazarse en verano porque aquí no se paga.

Inevitablemente, por desgracia, tenemos que salir a la carretera comarcal entre Enguera y Alcudia de Crespins. Sólo tiene parte del tráfico local, pero aún así son tres kilómetros que afean el trazado general.

Justo cuando vemos que la carretera desciende de forma decidida nos desviamos por una pista que sigue subiendo durante un kilómetro más o menos. El objetivo es encontrar el valle recóndito, interior, desconocido y muy boscoso que se llama Fontanares. La bajada por esta pista que serpentea por el fondo del valle hasta llegar al llano agrícola me parece lo más excitante de todo el recorrido.

Por caminos entre campos llegaremos sin darnos cuenta al final de la ruta, cerca de la estación de Alcudia de Crespins.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *