Azuébar circular por Almedíjar y Chóvar

publicado en: eBTT | 0

Recorrido eMTB por la ladera sur del Espadán

Esta ruta recorre la parte soleada del P. N. Sierra de Espadán y sus pueblos más emblemáticos. Atravesamos varios alcornocales idílicos y disfrutaremos de unas vistas maravillosas sobre el valle del Palancia enmarcado por la sierra Calderona.

Descripción de la ruta y enlace de descarga

¿Cómo descargar la ruta en el navegador? 

Punto de inicio / final con enlace directo para el navegador de Google Maps:

Bar Piscina Azuébar

eMTB por la Mosquera y la base del Pico Bellota

Partimos de Azuébar, un pequeño pueblo en la base de la sierra Espadán. La ruta recorre alguna de sus calles estrechas antes de cruzar la carretera principal. Seguimos por un camino asfaltado que va adentrándose en el monte siguiendo el curso del barranco de Azuébar.

Al cabo de unos kilómetros nos desviamos por una pista que sube para cruzar un collado antes de bajar hacía Almedíjar. El paisaje por aquí no parece Espadán. Parece, más bien, parte de la Calderona con pinos, algarrobos y olivos.

Es a partir de Almedíjar cuando el paisaje cambia. Recorremos el pueblo por sus callejas y nos salimos por un barranco mítico: el Almanzor que nos retrotrae a las épocas en las que aquí vivieron y resistieron los Moriscos.

Salimos a la estrecha carretera de montaña que, remontando el valle Almanzor, cruza el Espadán de sur a norte. El lento subir por el asfalto nos permite disfrutar de un paisaje caracterizado por la explotación del corcho de los alcornoques. Atrás, a nuestras espaldas, va quedando el valle del Palancia.

A media subida nos desviamos para ir a buscar el valle de la Mosquera y su fabuloso alcornocal. Es un placer indescriptible la suave bajada por la pista que serpentea por la base del barranco rodeados de esplendidos alcornoques.

Después del éxtasi de la Mosquera toca sufrir un poco subiendo por pistas que remontan por barrancos laterales en dirección al pico Bellota. Vamos por dentro de tupidos bosques hasta que enlazamos con otra pista que recorre más o menos manteniendo altura la ladera del macizo. Digo más o menos porque hay varios repechos y toboganes para salvar los barrancos laterales que descienden abruptamente desde los picos.

Las vistas del valle del Palancia desde aquí son impresionantes. La sierra Calderona se recorta detrás en la distancia dando sensación de inmensidad. Pasamos por la fuente Bellota poco antes de un rápido descenso que nos lleva a Chóvar, otro coqueto pueblo de montaña en la base del Espadán.

He marcado el Bar de la Piscina donde podemos almorzar y regalarnos un baño después en sus magníficas instalaciones. Ya solo queda bajar unos kilómetros por la desierta carretera hasta Azuébar. He buscado alternativas pero no las hay. Callejeamos un poco sus calles antes de finalizar la ruta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *