De Buñol a Valencia por el valle del Magro, Monserrat y Paiporta

publicado en: Periféricas | 0

Volviendo de Buñol en bici por el sur

Una bici-ruta que busca el valle del Magro y sigue su curso hasta la zona de Montroy. Escorados al sur, nos toca atajar en dirección noreste hasta Valencia.

Descripción de la ruta y enlace de descarga

Cómo descargar la ruta en el navegador 

Planifica tu salida – Horarios Rodalies València

Siguiendo el río Buñol y el Magro nos acercamos a Valencia

Siempre es bueno tener el viento a favor cuando sopla el poniente. Buñol, al oeste de la ciudad, es un buen punto de inicio al que se puede acceder fácilmente en tren. En esta bici-ruta, nos escoramos hacia el sur siguiendo el curso del río Buñol hasta su desembocadura con el Magro.

La balsa Planell, con su fauna de patos y ocas, es el primer punto de interés de un camino que sigue la ruta de los molinos hasta Alborache. Luego, seguimos el curso del río Buñol que cruzamos varias veces hasta que se juntan los dos valles. Seguimos un buen rato el curso del Magro entre cañas y meandros. A veces subimos y tenemos una perspectiva más amplia.

Seguimos un itinerario complejo enlazando caminos hasta que llegamos a Real de Montroy. Desde que hemos salido, tramos de pistas de tierra en buen estado se combinan casi al cincuenta por cien con caminos carreteros asfaltados.

Dejamos el valle del Magro y cruzamos el pueblo de Monserrat por su centro, por si necesitamos avituallamiento, y continuamos nuestro camino en dirección noreste para llegar lo más recto posible al área metropolitana de Valencia.

Paiporta, en la comarca del Horta Sud, es el ultimo pueblo que cruzamos antes de acceder a la ciudad cruzando el río nuevo por el puente de Picanya hasta la Ronda Sur en Valencia.

Detalles del trazado.

Descendiendo el valle del río Buñol

Salimos de la estación que está en la parte alta de Buñol y enseguida descendemos por el centro de la ciudad. Salimos de Buñol y encontramos un gran estanque que sirve de refugio a varias decenas de patos, cisnes y ocas. La balsa Planell crea un conjunto muy vistoso y se convierte en punto obligado de parada.

Balsa Planell

Otra vez en marcha, vamos a circular por la ladera izquierda del valle del río Buñol. Primero por pistas asfaltadas y posteriormente de tierra con alguna corta ascensión. Luego, la pista desciende suavemente hasta el lecho del río muy cerca de la conocida ruta de los molinos de Alborache.

Cruzamos el río Buñol por el puente de la carretera que viene de Turís y nada mas pasarlo nos desviamos para seguir su curso por la margen derecha. Aquí encontramos, en un paraje precioso de chopos, una corta pero brava subida que desemboca en las últimas casas de Alborache.

Por caminos entre campos seguimos acompañando el río Buñol que cruzamos un par de veces hasta llegar a un punto en el que nos salimos del trazado natural de este valle para encontramos con su hermano mayor: el río Magro.

El río Magro hasta Monserrat

El valle del Magro es inmenso comparado con el de su afluente. El camino, una vez se juntan ambos ríos, no tiene continuidad para seguir por el lecho y toca subir un poco para luego volver a bajar.

Pero antes de ascender encontramos una zona de picnic y una gran, aunque deteriorada, noria hidráulica: La Roda.

La Roda

Después de un par de kilómetros en los que poco a poco ascendemos el valle en dirección a Turís, volvemos a bajar para, esta vez sí, encontrar el camino natural que acompaña al Magro.

Una amplia pista de tierra compactada sigue los meandros de río entre cañas y laderas terrosas. Es el típico camino de ribera en el que cruzamos varias veces el cauce.

Luego el camino busca un punto un poco más alto, lo que nos facilita una visión de conjunto del amplio valle.

Y así, enlazando caminos asfaltados y pistas de tierra, vamos avanzando hasta llegar a la localidad de Real de Montroy. Estamos bastante al sur y nuestro destino es Valencia, así que dejamos el valle del Magro para volver hacia casa.

Monserrat será el siguiente pueblo y lo cruzaremos por su centro. Nos puede venir bien para tomar algo antes de reanudar la marcha.

El regreso a valencia por Paiporta

Saliendo de Monserrat vamos a enlazar estrechos caminos, ahora sí, totalmente asfaltados. Sorprendentemente, vamos evitando localidades grandes hasta llegar muy cerca de Valencia.

Caminos asfaltados en dirección a Valencia

Hacemos una parada de descanso en la pinada del “Clot de les Tortugues”, cerca de Picassent. Hay aquí muchos senderos y caminos abruptos por si queremos hacer un poco el cabra por una naturaleza agreste.

Reemprendemos la marcha disfrutando de unas vistas excepcionales primero de la zona de la Ribera y la Albufera. Estamos altos y la plana de Valencia se dibuja en el horizonte. Preciosas vistas en las que reconocemos los altos edificios de la ciudad de Valencia.

Antes de llegar a casa, vamos a visitar la localidad de Paiporta. Después de muchos kilómetros perdidos entre campos, accedemos al núcleo urbano. Pasamos cerca de la estación de metro por si se nos ha hecho tarde, pero queda muy poco ya para llegar.

Por entre estrechos caminos de huerta accedemos al puente de Picanya, única solución para cruzar el nuevo cauce del Turia. accedemos a la ciudad por el barrio de San Isidro y llegamos al carril bici de la Ronda Sur. Aquí damos por terminada la bici-ruta para que cada cual emprenda el regreso a casa por donde más le convenga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *